Back to In the Wild

09/18/2019

Un arquitecto realiza una prospección de ruinas de piedra antiguas: Elias Logan y el BLK360

BLK360 in field with sheep

Elias Logan es un diseñador arquitectónico e investigador residente en Boston, Massachusetts. Pasó su infancia en las Grandes Llanuras de Kansas practicando el senderismo y la acampada y explorando la extensa región situada entre las montañas Rocosas y el río Misisipi, y le gusta pensar que ese paisaje, como casi cualquier otro paisaje, está integrado por los mismos elementos que la arquitectura: espacio, materia, luz y energía de varios tipos. Aunque esa percepción es en gran medida instintiva para él, adquirió la mayor parte de esa perspectiva mientras realizaba unos másteres de Arquitectura en la Universidad Estatal de Kansas y en la Escuela de Diseño de Posgrado (GSD) de la Universidad de Harvard.  


Primer paso: escaneado 3D en un proceso de diseño arquitectónico

El proyecto en el que estoy trabajando nace de otro proyecto que llevé a cabo en la GSD. Intenté integrar el escaneado 3D en el proceso creativo del diseño arquitectónico usándolo, principalmente, para registrar las irregularidades de los materiales.  Corté, empapé, apilé y escaneé pequeñas construcciones de esponjas con una forma similar a la de un edificio de fardos de paja, reorganizando y repitiendo el proceso hasta que pude reunir los escaneados y convertirlos en un modelo digital completo. El escáner 3D implicaba una especie de retrato objetivo de las propiedades físicas del proceso, casi como si se estuviera realizando una prospección arqueológica de las condiciones arquitectónicas.

Este nuevo proyecto, un recorrido europeo por yacimientos históricos financiado con la beca de viajes Julia Amory Appleton de la GSD de Harvard, aplica los mismos métodos de representación, pero reemplaza los referentes (las esponjas) y su autor (yo). En lugar de fragmentos de esponjas autogenerados como edificios de paja, escaneo estructuras de piedra de “autores” o arquitectos desconocidos que se encuentran en ruinas.

El BLK360 se suma a la misión arquitectónica y arqueológica

Me estoy centrando en estructuras de épocas que van del Neolítico a la Edad Media; arquitecturas sobre las que nuestros conocimientos se basan por completo en pruebas arqueológicas o se limitan a unos cuantos fragmentos de historia escrita. En todos los casos, como sucedía con mis pilas de esponjas, no hay documentos sobre la construcción ni ningún registro de las estructuras como ideas, de modo que la importancia de la representación y la interpretación se acentúa en la elaboración de “documentos posteriores a la construcción”, tomando prestado un término de Andrew Atwood, un antiguo profesor mío.

Descubrí el BLK360 a través de Kyle Barker, mi mentor, amigo y compañero en MERGE Architects, donde trabajé durante un año tras graduarme en la GSD. Me puso en contacto con Leica Geosystems, algo por lo que le estoy enormemente agradecido. Al revisar los archivos de nubes de puntos de Kyle y probar el escáner por mi cuenta, me impresionó la cantidad de espacio y de detalles que podía capturar. Ahora, después de usar varias veces el BLK360, he descubierto que es facilísimo realizar escaneados: es un claro ejemplo del manido cliché “tan sencillo como pulsar un botón”.

Paso siguiente: el BLK360 como herramienta de prospección arqueológica para capturar ruinas de piedra antiguas

Volviendo al papel retórico del "escáner 3D como topógrafo arqueológico", mi itinerario comenzó con dos semanas en la excavación Ness of Brodgar en las Orcadas, una serie de islas situadas en la costa septentrional de Escocia. Excavar, dibujar y escanear junto a los arqueólogos encargados de desenterrar este importante complejo de estructuras neolíticas fue extremadamente útil para crear un marco de trabajo funcional para la investigación. He adoptado uno de sus flujos de trabajo mediante el uso de los escaneados 3D para generar dibujos tradicionales y crear una capa subyacente para ellos.

Trabajar en las zanjas de Ness también ilustró la naturaleza mixta de la excavación y la interpretación en Arqueología, algo parecido (o inverso) a los procesos también solapados de creación e interpretación en arquitectura. Aunque buena parte del trabajo de interpretación de los yacimientos que estoy visitando ya se ha hecho (se ha encargado de ello gente con muchos más conocimientos sobre estos campos que yo), mi objetivo es hacer conjeturas modestas y extraer conclusiones mientras dibujo los espacios.    

Una gran parte de este trabajo aún no se ha completado. Por ahora, me he concentrado en realizar escaneados y en crear bocetos aproximados in situ de estructuras que van de dólmenes neolíticos a torres (brochs) de la Edad de Bronce; de villas romanas a fortalezas medievales de las islas británicas.

¿Cómo se portó el BLK360?

Mi impresión sobre el BLK360 es que, físicamente, es un dispositivo tecnológico elegante, aunque con un aspecto un poco inquietante. Los miembros del equipo de la excavación arqueológica de Ness of Brodgar lo describían como “algo salido de la Guerra de los mundos”, supongo que debido a su acabado negro, su luz estroboscópica y su cabezal giratorio. No obstante, al margen de su aspecto exterior, su capacidad me dejó con la boca abierta.

En el uso práctico, ha superado con creces mis expectativas y ha disipado todos mis temores sobre las posibles complicaciones de la configuración. Los procesos posteriores son, por lo que he podido comprobar, igual de sencillos. Para importar y recopilar los escaneados bastan unos cuantos pasos en Cyclone Register 360. He mejorado sustancialmente mi capacidad de depurar y limpiar los escaneados, y el resto, fundamentalmente traducir de la nube de puntos a una malla, es un procedimiento en el que todavía estoy avanzando. Ya he recopilado y limpiado los escaneados, pero tengo que trabajar aún en la transferencia a la malla con las plataformas de software asociadas. El equipo de expertos de Leica ha sido un excelente recurso para obtener ayuda y orientación en este sentido.

Aparte de la facilidad de uso general, me ha sorprendido mucho la función de detección térmica del BLK360, con la que el dispositivo genera mapas de calor correlacionados con las imágenes que captura. No creo que necesite esta característica en esta investigación, pero me impresionó la capacidad del dispositivo para representar una propiedad intensiva además de las extensivas, con las que ya contaba.

Leica BLK360 en el campo con una vacaFue divertido descubrir —y no sé si debería confesar esto, dado que implica que puse en riesgo el dispositivo— que el BLK360, cuando se monta en el trípode, sirve como una copia amenazadora de una vara para azuzar al ganado. Solo tuve que sujetarlo con autoridad para disuadir a un rebaño que me desafió con el objetivo de rascarse en un dolmen que yo estaba escaneando.

Ahora me marcho al continente. ¡A Francia! Tendré mucho más que contar cuando vaya avanzando en el recorrido, reúna más datos y, con suerte, me libre de enfrentarme a un nuevo grupo de vacas con picores. Sigan atentos.

Comparta:

Explorar los comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario

HTML Restringido

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.